¿Hace el azúcar hiperactivo a los niños?

¿Hace el azúcar hiperactivo a los niños?

 La cuestión sobre si el azúcar influye en el comportamiento de los niños o no comenzó a generar interés en la década de 1990, cuando se realizaron una serie de estudios. De hecho, en 1995, JAMA publicó un meta análisis que analizó los resultados de 23 experimentos en 16 artículos científicos.



No obstante, los autores solo incluyeron estudios que habían usado un placebo y estaban cegados, lo que significa que los niños, padres y maestros involucrados, no sabían quién había recibido el azúcar y quién el placebo. En este sentido y tras analizar los datos, los autores del estudio concluyeron que el azúcar no afectaba al comportamiento o rendimiento cognitivo de los niños.


¿SON ALGUNOS NIÑOS MÁS SENSIBLES AL AZÚCAR?

Algunos padres creen que su hijo es, particularmente, sensible al azúcar, y para comprobar si esto era cierto, un grupo de investigadores comparó dos grupos de niños: 25 niños "normales" de 3 a 5 años y 23 niños, de 6 a 10 años, cuyos padres les describieron como sensibles al azúcar. Cada familia siguió tres dietas experimentales por turno, y cada una durante tres semanas.

El estudio incluyó aspartamo, como explicaron los autores, porque también se consideró "una posible causa de hiperactividad y otros problemas de comportamiento en los niños". Las tres dietas estaban libres de colorantes artificiales, aditivos y conservantes.

Así, cada semana, los científicos evaluaron el comportamiento y el rendimiento cognitivo de los niños. Después del análisis, los autores concluyeron: "Para los niños descritos como sensibles al azúcar, no hubo diferencias significativas entre las tres dietas en ninguna de las 39 variables conductuales y cognitivas. Para los niños en edad preescolar, solo 4 de las 31 medidas diferían significativamente entre las tres dietas, y no hubo un patrón consistente en las diferencias que se observaron".

En 2017, apareció un estudio relacionado en el International Journal of Food Sciences and Nutrition. En él, los investigadores investigaron el impacto del consumo de azúcar en el sueño y el comportamiento de 287 niños, de 8 a 12 años.

De esta forma, los científicos recopilaron información de cuestionarios de frecuencia de alimentos y cuestionarios demográficos, de sueño y de comportamiento. Un sorprendente 81% de los niños consumió más de la ingesta diaria recomendada de azúcar.

Aun así, los investigadores concluyeron: "El consumo total de azúcar no estaba relacionado con problemas de comportamiento o de sueño, ni afectó la relación entre estas variables".

Si se echa un vistazo a estos resultados, parece claro que, si el azúcar conlleva a la hiperactividad, el efecto no es enorme y no se extiende a la mayoría de los niños.

Lo cierto es que la culpa puede recaer en las expectativas de los padres. Un estudio que subraya este punto apareció en el Journal of Abnormal Child Psychology en 1994. Los investigadores reclutaron a 35 niños de 5 a 7 años, cuyas madres los describieron como conductualmente «sensibles al azúcar».

Los niños se dividieron en dos grupos y todos recibieron un placebo, que era aspartamo. A la mitad de las madres se les dijo que cada uno de sus hijos había recibido un placebo, y a las demás se les dijo que las suyas habían recibido una gran dosis de azúcar.


Publicar un comentario

0 Comentarios