Cómo preparar leche evaporada en casa de forma sencilla

Cómo preparar leche evaporada en casa de forma sencilla

Para comprender cómo hacer leche evaporada en casa es importante que primero comprenda qué es la leche evaporada y la diferencia entre esta y la leche condensada. 



Esta es una leche deshidratada concentrada, más de la mitad del agua se ha extraído. Es muy utilizado en postres, cremas y condimentos para hacer la crema más cremosa sin agregar demasiada grasa.



A diferencia de la leche condensada, la leche condensada no contiene azúcar o tiene una textura tan espesa y cremosa. Por ello, puedes utilizar la leche evaporada en infinidad de postres y platos, como tartas de tres leches e incluso condimentos. Si encuentra este ingrediente en varias recetas y no sabe qué es la leche evaporada o cómo obtenerla.


Ingredientes:

- 1 taza y 3/4 de agua

- 100 gramos de leche en polvo

- 30 gramos de mantequilla

- 1 litro de leche entera


Pasos a seguir:


Existen varios métodos para elaborar la leche evaporada casera, podemos hacerla a partir de la leche entera o leche en polvo. Explicaremos ambos procesos para que selecciones el que tú prefieras. Empezaremos por el de la leche entera. Para ello, introduce un litro de leche en una olla de boca ancha. Cuanto más pequeña más costará evaporarla.


- La primera forma es calentarla a fuego medio-alto hasta que hierva. Si no dispones de vitrocerámica y utilizas fogones, cuando la leche alcance el punto de ebullición deberás colocar un difusor de calor entre el fogón y la olla. Deberás remover de vez en cuando con una cuchara de madera o espátula para evitar que se formen grumos de nata. Baja un poco el fuego y deja la leche evaporándose durante una hora y media.


- Pasado el tiempo, retírala del fuego, deja que se entibie y pásala por el colador para retirar los grumos. ¡Ya tienes tu leche evaporada a partir de la entera! Ahora ya puedes utilizarla o guardarla en un tarro con cierre hermético, previamente esterilizado. Como ves, este es un método muy sencillo, veamos el siguiente.


- La segunda forma de hacer leche evaporada consiste en agregar la leche en polvo, el agua y la mantequilla en una olla, también de boca ancha. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente. Calienta a fuego medio-alto hasta que todos los ingredientes se hayan disuelto e integrado correctamente. Remueve con una cuchara.


- Cuando la tengas, retírala del fuego, deja que se entibie y pasa la leche a una licuadora o recipiente de borde alto para batirla. Deberás batir o licuar la mezcla durante dos minutos aproximadamente a velocidad media para que se acaben de integrar todos los ingredientes. Verás que al batir la leche sube por el borde del recipiente, es por ello que debes usar uno alto.


¡Y listo! Este también es un proceso muy sencillo y mucho más rápido que el anterior. Aunque los resultados son muy similares, la calidad del producto obtenido a partir del método más largo, el de la evaporación de la leche entera, es un tanto mejor. No obstante, si necesitas preparar una leche evaporada casera rápida y eficaz para hacer algún postre, la última receta es una opción ideal.



Publicar un comentario

0 Comentarios