¿Cómo criar a un hijo único? Dudas y consejos

¿Cómo criar a un hijo único? Dudas y consejos

Hay varios motivos que rondan acerca de porque se crían "hijos únicos", el motivo del descenso de la natalidad son más factores socioeconómicos que psicológicos: incorporación de la mujer al mundo laboral, retraso en el parto, problemas de fertilidad, dificultades para conciliar la vida laboral y familiar, aumento de la separación ...


Cuando se trata de tener un solo hijo, estos elementos se fusionan, por lo que ser hijo único es casi una regla, no una excepción.

Entre los adultos, crecer en un hogar es diferente a crecer rodeado de hermanos, pero no se recomienda incurrir en certezas negativas.

El único hijo no tiene por qué ser un niño sobreprotector, en deterioro. La investigación psicológica muestra que estos son solo clichés y prejuicios. Una persona que actúa de manera egoísta o tiránica suele ser más el resultado de una mala educación que el hecho de no tener hermanos o hermanas.


¿Cuáles son los riesgos de criar a un hijo único?

El tipo de relación que un padre establece con un niño aumenta la posibilidad de que el niño tenga una serie de rasgos que pueden ser perjudiciales para su desarrollo.


Comprender algunas de estas características puede ayudar a prevenirlas:


Problemas de socialización. Crecen en un modelo de familia adulta, sin hermanos que comparten tiempo y juegoss, y por tanto presentan ciertos problemas a la hora de interactuar con otros niños. Es posible que prefieran quedarse con adultos en lugar de entablar amistad con niños de su misma edad.


Frustración insoportable. Debido a que no están acostumbrados a perder es difícil lidiar con problemas y frustraciones. De esta forma, tienden a perder los estribos o negarse a realizar nuevas actividades para no hacer algo mal.

Sobreprotección. Este es uno de los mayores riesgos para los padres de hijos únicos, que es prestarles demasiada atención, protegerlos siempre de un presunto peligro, o incluso darles todo lo que pidan antes de que lo pidan. La sobreprotección puede hacer que los niños se sientan inseguros, demasiado dependientes de sus padres y baja autoestima.


Poco solidario. No tener que compartir tus cosas con otros hermanos crea un sentido de propiedad y obstaculiza tu capacidad de compartir, por lo que a veces parecen egoístas.

Demasiado presionado. Algunos padres con un solo hijo ponen todas sus expectativas en él y lo presionan mucho para que las cumpla.

El hijo único en sí mismo no tiene ventajas ni desventajas: todo depende del niño, la educación y el medio ambiente.


¿Tiene ventaja el hijo único?

Ahora bien, además de mencionar estos riesgos, también hay que recordar que por el hecho de que se crían sin hermanos, los hijos únicos tienen la ventaja de brindar una gran ayuda.


Creatividad. Suelen ser más creativos e imaginativos, porque tienen que pasar mucho tiempo solos entreteniéndose en lugar de aburrirse. Esto llevó a la invención de juegos, manualidades, etc.

Inteligencia. Suelen tener un mayor nivel de inteligencia porque sus padres tienen más atención y están más estimulados que sus hermanos.

Liderazgo. Pueden ser pequeños líderes porque están acostumbrados a ser el centro de atención.

Autoestima. Si los padres han establecido una buena relación emocional sin sobreprotección, entonces se sentirán muy amados y respetados, lo que puede mejorar su seguridad personal y autoestima.

Habilidades lingüísticas. Un mayor contacto con los adultos puede promover un mejor desarrollo del lenguaje que otros niños de la misma edad.


Cómo evitar los errores más comunes a la hora de educar a un hijo/a único/a

La responsabilidad de los padres, no importa cuántos hijos haya, es siempre la misma: brindarles cuidados físicos y emocionales para que puedan crecer de la manera más saludable.

Sin embargo, como hemos visto, solo un niño puede exacerbar una serie de errores educativos: sobreprotección, aislamiento, altas expectativas de él ... 


Para evitar estos errores, los padres deben:


- Enséñele a compartir sus cosas con sus pares y amigos, para que no se convierta en un niño egoísta que tiene un abrumador sentido de propiedad. Una buena forma de hacerlo es invitar a otros niños a jugar o dormir en casa y dejarlos ir a las casas de esos niños.


- Anímalos a la autonomía. Por el contrario, los padres deben tener en cuenta que los niños no son objetos de su propiedad, son animales autónomos y libres que se irán desarrollando paulatinamente, y descubrirán sus propias preferencias y aficiones en el transcurso de su evolución. Los padres deben fortalecer esta autonomía y alentarlos a perseguir sus propios intereses en lugar de poner todas las expectativas en ellos.

- Establezca límites claros sobre lo que se puede y no se puede hacer, lo que es correcto y lo que no. Regañarlo por un comportamiento inadecuado es la mejor manera de evitar sobreproteger y fomentar su sentido de responsabilidad.


- De acuerdo con su edad y características, brindarles un tratamiento emocional y educativo adecuado, ya que solo los niños estarán en riesgo de verlos mayores o menores que su edad real.

- Involucrarse en las tareas del hogar es una buena manera de hacerle comprender que el esfuerzo y la cooperación de todos son necesarios, y decirle que él no es el rey de la familia, sino otro más en la estructura familiar.

- Fomentar su relación con otros niños a través de actividades extraescolares (deportes, manualidades ...) para que aprendan a interactuar con otros niños fuera del ámbito escolar.

- Anímalo a trabajar duro para lograr sus objetivos, para que aprenda a apreciar las cosas, en lugar de creer que todo es un capricho.


- Es conveniente jugar con ellos, porque los niños únicos a menudo tienden a aislarse en sus pasatiempos, y los padres pueden encontrar esta actitud muy cómoda. Esto también significa limitar el tiempo que pueden pasar solos frente a una computadora, televisión o videojuego.

- Guarde su argumento. Con los padres solos en casa, los niños pueden presenciar más fácilmente las discusiones entre ellos y relacionadas con la educación del niño. Por otro lado, este tipo de discusión es inevitable e incluso necesaria, este tipo de discusión debe poder llevarse a cabo sin hijos, y también está tratando de no buscar una alianza con él para solucionar los problemas de la pareja.


Cuando preguntaron "¿Por qué no tengo un hermano?"

Esta pregunta es una pregunta que los niños únicos se hacen a menudo, ya sea porque se sienten solos o porque muchos amigos hablan de sus experiencias con sus hermanos.

Como ocurre con cualquier otra pregunta, los padres deben responder honestamente, explicar por qué no quieren o no pueden tener más hijos, y ser siempre claros y adecuados a la edad del niño.

Cada familia tiene sus razones y no hay que preocuparse por exponerlo a los niños. Sin embargo, nunca conviene decir que lo están haciendo por su propio beneficio, haciéndolos más felices o no tener que compartir sus propias cosas o sentimientos, porque además de que esto no es verdad, los niños pueden sentir que son muy felices. . Objetos exclusivos para padres.


Si como padres están atravesando una situación complicada en la educación de su hijo, es recomendable que le soliciten ayuda a un profesional.

Publicar un comentario

0 Comentarios