Remedios naturales para evitar y tratar las picaduras de los mosquitos

Las picaduras de mosquitos son una de las peores y más molestas consecuencias del verano. Aunque algunas personas tienen más probabilidades de sufrir picaduras es importante controlar y prevenir los insectos en el hogar.



Las picaduras de mosquitos y otros insectos pueden provocar reacciones y síntomas alérgicos, como enrojecimiento, picazón o hinchazón, que pueden provocar dolores de cabeza, fiebre, enfermedades respiratorias, síncope y opresión en el pecho.


La prevención es un factor a considerar. Podemos seguir algunas pautas y recomendaciones para minimizar su incidencia:


La mayoría de los mosquitos están activos durante la noche, por lo que es importante mantener las ventanas cerradas o instalar mosquiteras durante la noche.

Utilizando repelente de insectos cada "x" horas y vistiendo ropa de manga larga, reduciremos el riesgo de picaduras.

Las velas de citronela son efectivas al aire libre.

Los mosquitos se sienten atraídos por el calor, mientras que el frío los repele. Si tenemos aire acondicionado, debemos encenderlo por la noche.

Si no podemos evitar que nos muerdan, existen una serie de tratamientos y remedios naturales que nos ayudarán a reducir nuestros síntomas:


Pasta de dientes: Tendremos que limpiar la zona afectada con una pequeña cantidad de pasta, dejar que se seque y mantenerla durante varias horas.

Vinagre: por su alta acidez, el vinagre puede ayudarnos a aliviar el picor. Basta con añadir un poco de vinagre al bocado de vez en cuando.

Aloe Vera: La pulpa de aloe vera es muy eficaz en el tratamiento de problemas de la piel, especialmente quemaduras y picaduras. Corta los tallos de aloe vera, extrae el gel, aplícalo en la zona afectada, reduce el picor, reduce la hinchazón y desinfecta.


Bicarbonato de sodio: Primero debemos hacer una solución con agua y bicarbonato, y luego aplicarla durante 15 o 20 minutos.

Barro: Esta es una de las formas más comunes de tratar la mayoría de las lesiones de las abejas, pero también es útil para los mosquitos. La frescura del agua y el barro reducirá la picazón y la hinchazón.

Tomates: Si ponemos unas rodajas de tomate frías sobre y alrededor de la picadura, veremos como se reduce la inflamación y el dolor.

Ajo: Tendremos que frotar una pequeña cantidad de ajo en la zona afectada. Al principio puede que notemos un poco de ardor, pero luego desaparecerá y nos sentiremos relajados.

Zumo de limón: nos ayudará a desinfectar la zona y reducir el picor.

Miel: por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, puede aliviar los síntomas de las picaduras de mosquitos.


Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente