Mi hijo tiene un año y aún no camina ¿Debo preocuparme?

Mi hijo tiene un año y aún no camina ¿Debo preocuparme?

Muchos padres hacen muchas consultas acerca de que su hijo/a aun no se ha largado a caminar, es algo que pone nervioso a muchos padres sobre todo cuando son primerizos. Hoy en Saludable Vida vamos a contestar a esta gran pregunta que muchos padres se estarán haciendo.



Algunos bebés comienzan a caminar cuando tienen 9 meses, mientras que otros comienzan a caminar cuando tienen 12 o 13 meses. Los padres deben comenzar a preocuparse solo cuando el bebé no camina después de los 18 meses. En este caso, es necesario que acudan al pediatra para recibir la orientación necesaria, o para descartar algún problema en esta área. 


Algunos expertos afirman que la caminata infantil es hereditaria. Si sus padres caminaban cuando eran pequeños, también lo haría el bebé. Si hay algún retraso, ocurrirá lo mismo. Además, si caminar temprano está relacionado con el físico, el peso, la altura del bebé, si hay algún problema u obstáculo, si hace ejercicio y si está estimulado por este aspecto. También depende de su entorno.

Algunos niños comienzan a caminar más tarde que otros, y algunos niños lo hacen mucho más tarde que lo habitual, a pesar de que no existen problemas médicos que puedan causar de esto un "problema".

Esto puede ser motivo de preocupación para los padres, por lo que puede ser interesante explicar las siete razones más comunes que hacen que algunos niños tarden más en empezar a caminar.


1. Progreso de desarrollo más lento

No existe una regla exacta para cuando un bebé camina, lo que prueba que algunos bebés de 10 meses pueden caminar, mientras que otros solo caminan de 15 o 18 meses.

Si nuestro hijo es un poco lento cuando se da la vuelta, si todavía está acostado cuando otros ya están sentados, y apenas se mueve del lugar cuando otros ya están gateando, entonces tardará más que caminar. Lo único a observar es que básicamente este proceso no sea demasiado lento, por si acaso hay que descartar un determinado tipo de enfermedad.


2. El bebé es más tranquilo que otros bebés

Algunos bebés son muy tranquilos, generalmente pueden pasar unas horas sentados sin hablar, ni jugando o acostados en el mismo lugar. Si no obtienen un juguete, encontrarán el juguete más cercano a ellos. Arriba! comenzará a hacer todo en el futuro no te desesperes. No es que haya problemas en la realidad, sino que simplemente harán lo mismo, pero más tarde, porque no tienen prisa ni necesitan hacerlo.


3. Este es un niño muy cauteloso

La precaución es una característica de las personas y suele estar estrechamente relacionada con la experiencia de vida y la personalidad. Centrándose en el estilo de vida de cada niño, algunas personas son verdaderos kamikazes que no saben caminar y se largan a caminar cuando no puedan gatear, se caen pero vuelven a intentarlo.

Sin embargo, otros niños son más cautelosos. No saltan un escalón, sino que se sientan primero y luego bajan los pies hasta tocar el suelo, gateando solo en un área segura.

Estos niños suelen tardar más en empezar a caminar, pero su ventaja es que la posibilidad de golpear es pequeña, porque cuando lo hacen, tienen la fuerza suficiente y la capacidad de equilibrio necesaria.


4. Cuando lo intentó, se asustó

Asociado con los comentarios puntuales, algunos bebés suelen no caminar hasta que están listos. Si el bebe al intentar caminar, cae y si le causó un gran daño o se asustó demasiado, por lo que una mala experiencia podría hacerle sentir miedo, entonces le va a costar un poco mas tomar esa confianza en sus pasos. Pero tranquilos, todo a su tiempo.


5. Su anatomía no ayuda

Es posible que la anatomía de algunos niños no les ayude a ser los primeros en caminar. Si tienen sobrepeso o son lo suficientemente altos como para afectar el equilibrio del niño, puede llevar más tiempo dar el primer paso. No hay nada especial que hacer, porque es cuestión de tiempo para que desarrollen aún más su sentido del equilibrio.


6. Alguien le da la mano para hacerlo caminar.

A veces, los padres aprovechan toda la buena voluntad del mundo para ver que su hija/o camine y en lugar de dejarla dar el primer paso, deciden ayudarla extendiendo una mano amiga. En ese momento, el bebé comienza a caminar, utilizando los puntos de apoyo que lo sostienen para mantener el equilibrio, que es tomar su mano desde arriba.

Si bien esto le proporciona una confianza al bebe, tambien debemos saber que que nuestro hijo/a ya no tiene autonomía y siempre está buscando el apoyo que necesita y no encontrará el equilibrio o la fuerza que necesita para caminar.


7. Un experto en gatear

El bebé también puede ser un verdadero experto en gatear, y lo hace tan bien y tan rápido que no ve ningún beneficio en caminar despacio. Si ha encontrado una manera de llegar a donde quiere gateando, y lo hace de manera rápida y segura, entonces no tiene mucho sentido que se ponga de pie, camine lentamente y caiga a cada paso.


Para resumir

Hay muchas cosas que pueden hacer que los niños caminen más tarde que otras. Es importante saber que la mayoría de las veces es normal, y recordar que si se tarda demasiado en dar el primer paso (por ejemplo, más de 18 meses sin caminar), puede ser interesante evaluar el nivel psicomotor, si Puede haber problemas con los niveles de desarrollo o nutricionales (por ejemplo, la anemia puede afectar el desarrollo psicomotor).



Publicar un comentario

0 Comentarios