Si sufrís de ansiedad y estrés a la hora de buscar empleo, tenes que saber esto

Si sufrís de ansiedad y estrés a la hora de buscar empleo, tenes que saber esto

 La ansiedad y el estrés al buscar trabajo pueden provocar una depresión grave. En estos casos, la terapia cognitivo-conductual es la terapia que puede ayudarnos a cambiar nuestras actitudes en mayor medida.





A veces, incluso el simple hecho de prepararse para un curso puede causar ansiedad. Debido a un hecho muy específico, la presión por la búsqueda de empleo se ha vuelto cada vez más evidente: a menudo, cuando vemos que nadie apela ni responde a nuestra solicitud, caemos en un estado de total impotencia. Las bajas expectativas y la incertidumbre han agravado aún más el dolor.



Al buscar información sobre el estrés y la ansiedad relacionados con la búsqueda de empleo, es común encontrar información como cómo aprobar con éxito una entrevista. Como todos sabemos, no faltan buenas sugerencias para lidiar con los nervios en el proceso de selección. Sin embargo, hay un aspecto que a menudo se deja de lado, es un aspecto muy poco conocido en la sociedad y poco mencionado.


Nos referimos a personas con depresión o trastornos del estado de ánimo que se encuentran desempleadas o no pueden encontrar trabajo.



Por lo general, los primeros signos de esta situación solo aparecen cuando el proceso de completar nuestros datos para una solicitud de empleo se ha convertido en un evento estresante.


La ansiedad y la presión por la búsqueda de empleo, una realidad muy común

Cuando busco trabajo, a menudo me siento ansioso y estresado. Las personas que acaban de terminar sus estudios sentirán que la capacitación es más importante que la experiencia al completar un currículum. Aquellos que son mayores y filman más de repente se encuentran en escenas abrumadoras, caóticas e inciertas, como las que aparecen al buscar trabajo.



Estas realidades a menudo nos dejan en un estado de impotencia y depresión. De esta forma, muchas personas, independientemente de su edad y formación, comienzan a adaptarse a cualquier aspecto relacionado con la búsqueda de empleo y lo consideran como foco de gran presión, lo cual es muy común. El paso del tiempo aumentó la aparición de averías y el teléfono no pudo sonar, lo que agravó la frustración y aumentó la ansiedad.


Indicadores relacionados con la presión de búsqueda de empleo

Echemos un vistazo a los comportamientos, pensamientos y situaciones de las personas que suelen mostrar ansiedad y estrés mientras buscan trabajo:


Falta de confianza en cada oportunidad laboral leída o recibida.

Sentir que la incertidumbre se vuelve cada vez más difícil de afrontar, digerir y soportar.

Posponga el tiempo para enviar su currículum.

Se sienten ansiosos cuando tienen que cubrir oportunidades laborales.

Debido a fallas anteriores, se perderá la motivación para participar en el proceso de selección.

La gente comenzó gradualmente a dudar de sus capacidades personales y profesionales.

El entorno suele ser inconveniente. La familia y los amigos de quienes buscan trabajo también pueden tener pocas esperanzas y sentimientos negativos acerca de encontrar un trabajo.


¿Cómo superar la presión de la búsqueda de empleo?

Todos somos capaces, todos somos efectivos, no solo merecemos un trabajo, sino también un buen trabajo. No cabe duda de que podemos decir que necesitamos innovar en lugar de buscar un trabajo que nos proporcione recursos y capacidades innovadoras. 


Si nuestra condición psicológica no es buena, es difícil hacer nuestro mejor esfuerzo. Porque las sucesivas experiencias de fallos aumentan la posibilidad de que las personas entren en el túnel, donde no siempre hay luz visible. Por lo tanto, en estos casos, la fórmula mágica no es válida: es importante buscar ayuda profesional y profesional.


Por tanto, la terapia cognitivo conductual no solo nos permite reorientar el diálogo interno y acabar con el pesimismo, sino que también puede reducir la sensación de fracaso. También nos guiará para desarrollar mejores habilidades para crear nuevos comportamientos, para afrontar el mercado laboral con más ideas, ánimo y fortaleza.



Finalmente, además de la ayuda psicológica, siempre conviene combinar estas sencillas pero poderosas ideas:


Los pensamientos negativos evitarán oportunidades.

Debes cambiar tu actitud mental.

Debemos cuidarnos, pero también cuidarnos: el ejercicio, la lectura y una buena alimentación son fundamentales.

También debe haber un buen apoyo social para evitar a quienes nos abruman con pesimismo y derrotismo.

La atención plena también es muy adecuada para atraer más atención y controlar mejor nuestras emociones.

Por último, pero no menos importante, para lidiar con la presión de la búsqueda de empleo, debe ser creativo y proactivo. A veces, los momentos más oscuros producen las ideas y los planes más inteligentes.

Publicar un comentario

0 Comentarios