Razones para preparar tus propios jugos naturales

Razones para preparar tus propios jugos naturales

En verano, abundantes frutas y verduras te invitan a preparar deliciosos y nutritivos jugos y batidos, que aportan agua, vitaminas, minerales, fibra y mucho antioxidantes.



El verano está aquí, ya hace calor y nos da mucha sed. Hacemos más ejercicio, hacemos más actividades al aire libre, sudamos con facilidad y necesitamos hidratación frecuente. Además del agua potable, también se puede utilizar prepararnos diferentes bebidas que pueden calmar la sed al mismo tiempo y equilibrar la salud y la vitalidad. Este es el momento ideal para sumergirse en el mundo de los jugos y batidos.


En verano, el mercado verá una explosión festiva de frutas y verduras de temporada en varias formas, tamaños y colores. Entre ellos, encontrarás toda la vitalidad de la planta en el momento de mayor gloria. Cuando se consume crudo, retiene los nutrientes llenos de nutrientes. Los jugos y batidos que hacen que estos alimentos sean deliciosos, saludables y refrescantes son deliciosos.


Se trata de una cocina real, que significa delicias que se obtienen mezclando verduras en recetas diversas y sorprendentes. Pero la diferencia radica en el tiempo mínimo de preparación y la dificultad. Si utilizas una batidora en la mayoría de los casos basta con lavar los ingredientes, picarlos y ponerlos en un recipiente para extraer el jugo o removerlos durante unos segundos.



Beneficios de beber zumos y batidos en verano


Existen otras razones para que este tipo de preparación deje espacio en la dieta diaria. Además de sus cualidades sensoriales, las bebidas vegetales también tienen efectos nutricionales y son excelentes reguladores preventivos y de salud. Son una forma deliciosa de incrementar cualquier dieta, agregando frutas y verduras frescas que a menudo faltan. Para ciertas cosas, se recomienda consumir cinco porciones de vegetales crudos al día.


Debido al alto contenido de agua, puede depurar el organismo y restaurar medio litro de líquido perdido a lo largo del día. Por ser rico en minerales y vitaminas, su efecto es isotónico y se absorbe perfectamente.


Importantes aportes de micronutrientes y oligoelementos: flavonoides, polifenoles y ácidos orgánicos, como el ácido málico o el ácido cítrico. Poseen poderosos antioxidantes y efectos preventivos sobre enfermedades neurológicas y enfermedades degenerativas o del envejecimiento, por lo que se han convertido en estrellas de las recientes investigaciones en nutrición.


Las frutas y verduras brillantes, como la remolacha, las bayas y los tomates, tienen el mayor contenido de flavonoides.

Por su gran cantidad de minerales y vitaminas, es fundamental para diversas funciones metabólicas. Las frutas y verduras son particularmente ricas en caroteno, un precursor de la vitamina A, así como en vitamina C, potasio y fósforo.


Debido a la presencia de fibra, puede favorecer el transporte intestinal y regenerar su flora, previniendo así diversas enfermedades provocadas por el estreñimiento.

Porque ayudan a mantener el equilibrio alcalino de la sangre y ayudan a limpiar las arterias bloqueadas por grasas saturadas.



Porque esto está relacionado con los alimentos vivos que conservan sus enzimas. Se combinan con nuestra flora intestinal para facilitar la absorción de nutrientes en jugo y su rápida distribución en el cuerpo humano. Las enzimas metabolizan los alimentos en energía, ayudan a mantener el equilibrio hormonal del cuerpo, estimulan el sistema inmunológico y son vitales para el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.


Porque cuando se trata de verduras de hoja, aportan clorofila que contiene magnesio. Este mineral es un componente de los huesos y los dientes, que puede interferir con el equilibrio ácido-base y las actividades nerviosas, musculares y enzimáticas.


Todos estos elementos están presentes en todo tipo de frutas y verduras y su efecto combinado es especialmente beneficioso. Por lo tanto, incluso si el jugo comercial es rico en vitamina C sintética, nunca podrá equilibrar los micronutrientes restantes que acompañan a la materia prima en su forma orgánica original.



Cómo hacer jugos y bebidas en solo unos minutos


Jugo de cítricos. 


Se suele utilizar un exprimidor manual o eléctrico. Generalmente, filtran bien las fibras, por lo que el jugo es líquido y claro. Debe beberlo lo antes posible, si es posible, dentro de los 15 minutos para evitar la pérdida de vitaminas.


Jugo de frutas o vegetales. 


El equipo ideal es un agitador centrífugo, que puede apartar pulpa y fibras. Introducir ingredientes con suficiente limpieza cutánea. El resultado es un zumo espumoso muy adecuado para diversas combinaciones. Son fáciles de digerir, pero carecen de algunos nutrientes. Se oxidarán rápidamente, por lo que debes mantenerlos frescos.


Batido de frutas. 


Son mezclas preparadas en una licuadora de vidrio o procesador de alimentos. Además del jugo de frutas, se utilizan pulpa y fibra, por lo que el desperdicio es mínimo. Son cremosos y muy nutritivos porque contienen todas las vitaminas, minerales y oligoelementos de las frutas y verduras. Permanecen frías durante varias horas. Este es el mejor método para plátanos y bayas.


Slime 


Son jugos de frutas o verduras mezclados con hielo picado. Están hechos de robots de cocina que pueden realizar esta función, verter fruta y hielo en vasos. Se extrae mucho jugo porque tritura la fruta con gran poder. Usando todas sus propiedades, estas propiedades se pueden almacenar a bajas temperaturas.


Publicar un comentario

0 Comentarios