Propiedades y beneficios que no sabias de la manzanilla

Propiedades y beneficios que no sabias de la manzanilla


La manzanilla es una de las hierbas más famosas y utilizadas debido a sus numerosas propiedades curativas y estéticas. Se toma principalmente en forma de té, pero también se puede utilizar en cremas o lociones. 


Esta planta se ha utilizado en la antigua Grecia, Egipto y el Imperio Romano para tratar diversas enfermedades. Sin embargo, cuando se utilizó para el asma, enfermedades neurológicas, náuseas, afecciones de la piel, etc., se hizo popular en la Edad Media. Hoy en día, la manzanilla se ha utilizado mucho en todo el mundo y tiene una alta resistencia a cualquier clima, por lo que se puede cultivar en jardines o plantas en macetas.


Algunos beneficios de consumir manzanilla 

Las principales propiedades de esta hierba son efectos antiinflamatorios, antialérgicos, antibacterianos y calmantes. Además, tiene un buen efecto digestivo, por lo que se recomienda beber una taza de té de manzanilla después de comer para aliviar el dolor y reducir la carga pesada, incluso en el caso de úlceras o gastritis. 


Es muy útil para tratar enfermedades respiratorias (como asma, resfriados, fiebre alta y bronquitis). Para aquellos que no pueden conciliar el sueño, se recomienda beber infusión de manzanilla para realizar sueños más profundos. También es ideal para mujeres con dolores menstruales severos.


Estética y manzanilla 

Además de utilizar esta planta con fines médicos, lo cierto es que resulta interesante para fines cosméticos. Por ejemplo, el uso más común es aclarar el cabello: las mujeres morenas que quieren ser más rubias lo usan como champú en verano porque el efecto del sol aclarará al menos dos tonos. 


Para uso tópico, tiene buenas propiedades sobre la piel. Las cremas de manzanilla caseras o las compresas de barro son excelentes para regenerar los tejidos y los enjuagues buacales son excelentes para curar las aftas o el herpes más rápido. En el mercado, puedes conseguir manzanilla a través de varios expositores: cremas, aceites esenciales, lociones y cápsulas. Sin embargo, la más común y saludable es la infusión.





Cómo hacer té de manzanilla 

El proceso de disfrutar del té de manzanilla de alta calidad es muy sencillo. Solo necesitas calentar el agua hasta que hierva, y luego poner una cucharada de hierbas secas en la taza o en bolsas (puedes comprarlas en tiendas y dietas). Deja por tres minutos y colar. Puedes beberlo caliente o frío según la época del año o el gusto.


Publicar un comentario

0 Comentarios